La doma de la espinela

Publicada el Categorizado como Poemas

I

Sigan por estos senderos
y no se den por vencidos
que aunque den pasos torcidos
ya volarán, compañeros.
Como si fuesen herreros
vayan forjando el poema
con el metal que les quema
en el centro de las manos:
sus emociones, hermanos,
ajustadas a un esquema.

II

Aunque el verso se rebele
como un caballo indomable,
y les parezca improbable
que sus secretos devele.
Aunque su mente no vuele
tan alto como quisieran,
y las palabras se mueran
antes de ser poesía,
germinarán algún día
si se cultivan y esperan.

III

Un decimero precisa
tener las ideas claras,
y como las alfaguaras
desatarse a toda prisa.
Un decimero improvisa
su décima en un minuto,
con un mensaje impoluto
y una métrica perfecta,
pero en lo que a mí respecta
ni en diez horas la ejecuto.

IV

En la décima espinela
lo importante es que los pasos
se den firmes —son escasos—,
cual si fuese una rayuela.
Hay que gastar mucha suela
hasta jugar bien el juego,
pero no olviden que luego
se les hará tan sencillo
que al apretar el gatillo
ya habrán dado cese al fuego.

close

Suscríbete a mi newsletter

¡Recibe mis últimos contenidos en tu email!

Al suscribirte aceptas la Política de Privacidad.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *